Requisitos en los contratos e-Commerce (Comercio electrónico)

Autor del artículo: André Castelo Pichel

El e-Commerce (Comercio electrónico) está en auge, por lo que es sumamente importante que una empresa cuide los aspectos legales que regulan sus contratos con los clientes. Tener las condiciones de contratación al día hace que el usuario se sienta seguro a la hora de realizar su compra a través de internet.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) afirma que se han incrementado un 27% el segundo trimestre del 2015, las empresas que realizan e-Commerce en España. Este dato nos indica que los hábitos de compra están evolucionando de forma vertiginosa, por lo que es necesario proteger adecuadamente a los consumidores.

Por esta razón, cualquier negocio que se dedique al comercio electrónico debe tener en cuenta que la normativa obliga a cumplir una serie de requisitos legales, sin los cuales se estará actuando en el tráfico económico online de una forma ilegítima.

Entre estos requisitos, la Ley de Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI), exige a los prestadores de servicios que vendan online a poner a disposición del cliente una información previa (condiciones generales de contratación), que ha de estar de forma clara y comprensible en la página web para el usuario.

Entre esta información se encuentra:

  • Los datos identificativos de la empresa vendedora
  • Las características principales de los productos o servicios
  • El precio total (incluido el IVA)
  • Los gastos de envío
  • Las lenguas en las que puede formalizarse el contrato

Es importante destacar que corresponde a la empresa vendedora probar que ha informado al consumidor de forma adecuada antes de que pueda realizar el pedido.

Además, no solo existe este deber de información al usuario en el momento previo, sino que, al finalizar la contratación del producto o servicio, también existen unas obligaciones de información posterior por parte de la empresa vendedora al cliente.

Los requisitos más habituales de información posterior son los siguientes:

  • El envío de acuse de recibo a correo electrónico o cualquier otro medio de comunicación efectiva (max. 24h desde la recepción de la aceptación del pedido)
  • La confirmación por correo electrónico o cualquier otro medio de la aceptación por parte de la empresa vendedora.

Por último, recordar que si no se cumplen estos aspectos legales, se estará expuesto a recibir en cualquier momento la denuncia de un usuario o una inspección, pudiendo llevar el caso a un procedimiento sancionador.

No informar correctamente al cliente en comercio electrónico está considerado como una infracción leve o grave que puede llegar a estar castigada con una multa de hasta 150.000€, por lo que conviene tener precaución y avisar adecuadamente cuando se actúa en la venta online.

André Castelo About the author

Experiencia en asesoramiento legal a empresas tecnológicas. Máster en Derecho de Telecomunicaciones, Protección de Datos, Audiovisual y Sociedad de la Información en la Universidad Carlos III de Madrid, graduado en la Universidad de Santiago de Compostela.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja tu comentario: