Mozilla apoya una reforma del Copyright diferente a la presentada por la Comisión Europea

Autor del artículo: André Castelo

El 14 de septiembre de 2016, la Comisión Europea publicó una propuesta de Directiva para establecer una normativa común sobre el copyright en un Mercado Único Digital en Europa.

Nos encontramos inmersos en una etapa en donde la transformación y el cambio nos viene impuesto por el rápido avance de la tecnología, provocando que la legislación vaya inevitablemente muy por detrás, llegando a quedar desfasada en muchos casos.

Un claro ejemplo de esta situación es la normativa que repercute a los derechos de autor, la propiedad intelectual y el copyright. Como acabamos de mencionar, parece obvio que las leyes vigentes en esta materia no están adaptadas a una nueva perspectiva que ofrecen las tecnologías e internet, en donde producir, distribuir, acceder y compartir música, cine, televisión, libros o prensa, lo tenemos a un solo clic.

A su vez, debido a que la forma en la que consumimos contenido ha cambiado, se ofertan nuevos servicios en el mercado que permiten el acceso a música, video o noticias, bajo demanda del usuario.

Esta nueva oportunidad tecnológica para los prestadores de servicio, no sólo está cambiando los hábitos del consumidor final, sino que también cambia la forma de actuación de los agentes que intervienen, y esto genera múltiples dudas y preguntas con implicación jurídica (como por ejemplo, algo tan sencillo como la forma correcta en la que debemos compartir un contenido a través de internet si está protegido con derechos de autor).

SE NECESITA UNA NORMATIVA ADAPTADA QUE APORTE CLARIDAD Y SEGURIDAD JURÍDICA

Desde luego, este nuevo entorno digital que nos rodea, necesita de una normativa adaptada que nos aporte una claridad y seguridad jurídica a todas las partes que intervienen en este proceso de consumo de contenido en formato digital.

LA COMISIÓN EUROPEA «PARECE» QUE PROPONE UNA NORMATIVA “MODERNA”

Entonces, volviendo a la propuesta que ha puesto en marcha la Comisión Europea, cabe destacar aquellos puntos que pretenden favorecer:

  • Una mayor capacidad de elección y acceso a los contenidos en línea y a través de las fronteras;
  • Una mejora de la normativa sobre derechos de autor en la educación, la investigación, el patrimonio cultural y la inclusión de las personas con discapacidad;
  • Un mercado más justo y sostenible para los creadores, las industrias creativas y la prensa.

Ahora bien, sin entrar en como pretende la Comisión Europea favorecer estos principios con la propuesta de Directiva sobre el copyright, debemos tener en cuenta varios aspectos:

LA NORMATIVA VIGENTE SOBRE COPYRIGHT EN EUROPA ES UNA DIRECTIVA DE 2001

Lo primero, para situarnos, reflejar que en estos momentos estamos bajo una normativa que tiene como base la Directiva de 2001 sobre derechos de autor, lo cual hace que inevitablemente su texto no esté adaptado a la nueva realidad que ofrece internet y los dispositivos con conexión (con el auge del “internet of things” debemos tener en cuenta que prácticamente todos los dispositivos tecnológicos tendrán conexión a internet) para crear, compartir y consumir contenido en la red.

Por otro lado, al hablar de una Directiva, es importante destacar que no es directamente aplicable a todos los Estados Miembros de la Unión Europea, sino que lo que establece son unas directrices comunes para que los Estados Miembros lo apliquen en sus ordenamientos internos. Esto quiere decir que los Estados Miembros tendrán que cumplir con los principios generales que se establecen en la Directiva, pero que cada gobierno tendrá libertad a la hora de imponer como se ha de cumplir ese derecho u obligación.

LA LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL EN ESPAÑA ES DE LAS MÁS ESTRICTAS DE LA UE

Cabe resaltar en este punto que nuestra legislación, en materia de propiedad intelectual, es muy estricta (de las más estrictas de la UE, junto a Alemania). Concretamente, nuestra ley de Propiedad Intelectual reformada en noviembre de 2014, imponiendo algunas restricciones famosas como el “canon digital” y la “tasa google”, que provocó que Google restringiese el acceso desde España a su servicio Google News.

 

Puesto que se trata de una propuesta de la Comisión Europea que aún debe pasar por manos del Parlamento Europeo para que de su punto de vista con las enmiendas oportunas, y ya tuvimos como ejemplo reciente el tiempo que llevó la aprobación definitiva del Reglamento Europeo sobre Protección de Datos, no vamos a entrar a valorar los puntos novedosos de la propuesta, sino que vamos a mencionar aquellos puntos que destaca Mozilla en su campaña de apoyo a la reforma del copyright para que el Parlamento Europeo los tenga en cuenta en su toma de decisión.

MOZILLA PROMUEVE UNA CAMPAÑA PARA APOYAR UNA REFORMA DEL COPYRIGHT DIFERENTE A LA PROPUESTA DE LA COMISIÓN EUROPEA

Tal y como hemos querido titular este artículo, Mozilla está promoviendo una campaña para que los usuarios apoyen una reforma sobre los derechos de autor y el copyright en Europa diferente a la que plantea la Comisión Europea.

Principalmente lo que se reclama es la necesidad de una normativa que este adaptada a las nuevas necesidades que provoca la tecnología, que inicia con el llamativo titular “Que no regulen tu imaginación. Apoya la reforma de los derechos de autor en Europa”.

Para ello, reclaman tres aspectos muy coherentes que al parecer deberían ser completamente fundamentales, pero que luego para el legislador siempre resulta complejo de aplicar. Estos aspectos son los siguientes:

1.  Adaptar al siglo XXI la legislación sobre derechos de autor de la UE

 

2.  Construir con apertura y flexibilidad para alentar la innovación y la creatividad

 

3.  No desvirtuar Internet

Mozilla, con esta campaña, lo que pretende es que quien esté de acuerdo con estos aspectos rellene un formulario sencillo dejando constancia de su apoyo para hacérselo llegar al representante del Parlamento Europeo y que lo tengan en cuenta en sus valoraciones sobre la Propuesta que ha presentado la Comisión Europea.

AHORA LE TOCA DECIDIR AL PARLAMENTO EUROPEO

Por tanto, en estos momentos la pelota está en manos del Parlamento Europeo, que es el que debe decidir si realiza alguna modificación a una propuesta que desde el punto de vista teórico parece que sigue las líneas que se mencionan en la campaña de Mozilla, pero que en la práctica será compleja de aplicar para muchos de los agentes que intervienen como los prestadores de servicios y los editores.

André Castelo About the author

Experiencia en asesoramiento legal a empresas tecnológicas. Máster en Derecho de Telecomunicaciones, Protección de Datos, Audiovisual y Sociedad de la Información en la Universidad Carlos III de Madrid, graduado en la Universidad de Santiago de Compostela.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja tu comentario: