Advertencia: Cartas de pago fraudulentas que imitan ser la OEPM

Autor del artículo: André Castelo

En los últimos meses se han incrementado unas prácticas fraudulentas que están llegando a los solicitantes de marcas, diseños o modelos de utilidad, requiriendo el pago de unas tasas relacionadas con la solicitud formulada, por el solicitante o su representante, en los meses anteriores ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Se trata de una carta que se envía al domicilio de la persona que consta como solicitante/titular de la marca que ha sido solicitada (u otra solicitud de propiedad industrial administrada por la OEPM). Esta carta se suele recibir en los meses posteriores a la fecha de solicitud de la marca, indicando el pago de un importe (entre 500-800 € normalmente), a un número de cuenta que se facilita en el propio documento y en donde se suele poner un plazo para realizar la transferencia.

Además, normalmente en la carta que se suele recibir, se reproduce un sello y una firma falsa que intenta imitar el formato que se utiliza en la (OEPM). Es importante saber que la OEPM es el único Organismo Público Nacional con potestad para el registro y la concesión de las distintas modalidades de Propiedad Industrial.

Quienes están detrás de estas prácticas fraudulentas, suelen ser empresas extranjeras que aparentan tener relación con la Propiedad Industrial, y que indican tener su domicilio en la capital de España. A su vez, este tipo de empresas fraudulentas suelen tener una página web que imita tener cierta relación con el registro de una marca o con cualquier trámite similar relacionado con la Propiedad Industrial.

En los tipos de cartas fraudulentas detectadas hasta el momento, se suelen repetir varios puntos en común que facilitan detectar este tipo de fraudes:

1. El sello, aunque intenta hacer creer que es el de la OEPM, no es el oficial. Esto aunque es lo más fácil de observar, puede ser complejo darse cuenta si se desconoce cual es el sello oficial.

2. La dirección indicada existe, pero en ningún caso se suele encontrar ninguna empresa o entidad relacionada con la propiedad industrial en dicha dirección establecida en la carta fraudulenta.

3. Distintivos que evidencian que la carta fraudulenta ha sido emitida desde el extranjero (Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia..), en la parte superior o inferior de la carta.

4. Número de cuenta extranjero, errores de redacción, errores con el IVA..

Por todo ello, se debe tener mucha precaución cuando se recibe una carta en el domicilio de este estilo. Lo primero que que se debe hacer es observar si se repite algunos de los puntos que se acaban de detallar, y en caso de tener dudas, ponerse en contacto con el representante que haya tramitado la solicitud.

Es importante recordar que al tratarse de empresas extranjeras que indican un domicilio falso, es complejo averiguar quien está realmente detrás de estos fraudes, y en el caso de haber realizado la transferencia, será muy difícil recuperar el importe que se ha pagado.

Por tanto, en el caso de recibir una notificación de este estilo, debe hacerse caso omiso.

¡No te dejes engañar!

André Castelo About the author

Experiencia en asesoramiento legal a empresas tecnológicas. Máster en Derecho de Telecomunicaciones, Protección de Datos, Audiovisual y Sociedad de la Información en la Universidad Carlos III de Madrid, graduado en la Universidad de Santiago de Compostela.

Se el primero en dejar tu comentario

Deja tu comentario: